Translate

lo actual

Loading...

miércoles, 14 de agosto de 2013

Cada hora de televisión acorta tu vida 22 minutos

Son muchos los estudios que indican los efectos nocivos de pasar muchas horas delante del televisor. Uno de los últimos estudios, llevado a cabo por investigadores australianos, afirma que cada hora frente al televisor reduce 22 minutos la esperanza de vida en personas mayores de 25 años.
ver la television
Se trata de una afirmación impactante, sin embargo, hay que tener en cuenta que, si bien no está demostrada que exista una relación directa entre el consumo de televisión y la esperanza de vida, podemos analizar las siguientes implicaciones:
1) Sedentarismo: pasar muchas horas delante del televisor conlleva a crear el hábito sedentario. Nuestro cuerpo se habitúa con facilidad a la poca actividad física, lo que puede fomentar enfermedades como la obesidad.
2) Reducción de la actividad mental: al igual que la baja actividad muscular que se crea en nuestro cuerpo debido a la poca actividad física, las neuronas pierden agilidad debido al poco esfuerzo mental al que se somete el cerebro frente al televisor. Aunque, siendo justos, esto dependerá también de muchas otras variables, como las horas de consumo o el tipo de programas que se ven.
3) Influencia conductual y social: el televisor es una poderosa herramienta de influencia social y creación de estereotipos y modelos de vida. Cuanto más tiempo y según qué tipos de programas se consuman, más influyente será en nuestras conductas. Es por ello que se recomienda y se hace hincapié en vigilar el consumo televisivo sobre todo en los niños. Pero se ha demostrado, con resultados significativos, cómo influyen los anuncios, los actores o las modas televisivas en la vida de los más adultos y en el fomento de conductas como las agresivas, obsesivas o de baja empatía.
Se puede comprobar que pasar tiempo frente al televisor puede llevar a reducir la esperanza de vida o, mejor dicho, la calidad de vida; pero no porque sea malo en sí, sino por el mal uso que se haga de éste y las implicaciones que conlleva. La esperanza de vida depende de muchos factores (tanto genéticos como ambientales) y es difícil demostrar que uno por si solo (horas frente al televisor) influya significativamente.
¿Esto quiere decir que no se debería ver la televisión? No. Lo que quiere decir es que se debe hacer un buen uso de ella. Algunas de las recomendaciones son:
1) Reducir el número de horas: hora y media es suficiente.
2) Compensar con otras actividades: en las que deben introducirse siempre actividad física y actividad mental.
3) Hacer uso exclusivo de entretenimiento o descanso: después de una jornada laboral o de estudio, que permita relajarnos tanto física como mentalmente.
4) Vigilar el consumo televisivo en la infancia: cuidando horarios y tipo de programas. Hoy en día existen programas infantiles educativos e interactivos. Aun así, cada niño es un mundo e interpreta de manera diferente por lo que la compañía de un adulto puede modular la información para que la adquiera de manera correcta.
sonia
Artículo escrito por Sonia Duarte Dos-Reis, más información sobre ellaaquí

lunes, 12 de agosto de 2013

¿Existen los genes de la felicidad?

Sería grato saber que poseemos unos genes que nos dan la felicidad y que por muy mal que nos vaya en la vida seremos felices para siempre. Pero, ¿qué pasaría si somos ese porcentaje que no posee esos genes? ¿Estamos abocados a sufrir?
genes de la felicidad
Unos científicos afirman que las personas felices tienen una versión más larga de un gen, que aquellos otros que no están contentos. Pero eso no significa que los que recibieron el “extremo corto del gen” estén condenados a la miseria. El hecho de que los genes se heredan, no significa que tienen que ser expresados, ni tampoco, que no tengan posibilidad de cambiar. Los científicos simplemente, han observado, que existe un vínculo entre los genes más largos y la felicidad.
Por otra parte, el Dr. Bruce Lipton, doctor en biología celular, es partidario de que el entorno, y no los genes, es el auténtico motor de la vida. Descubrió que el medio ambiente, en realidad, afecta a los genes.
Vídeo: Matthieu Ricard “Sobre los hábitos de la felicidad”
Los investigadores reconocen que, por supuesto, todo nuestro bienestar no puede estar determinado por este gen. Todas las experiencias, a lo largo de nuestras vidas y la valoración que hacemos a partir de ellas, pueden explicar las variaciones de la felicidad individual. Sin embargo, los científicos y cada uno de nosotros nos empeñamos en buscar la “causa” de la felicidad, para poder encontrar rápidamente el remedio a nuestra tristeza y la curación de todos nuestros males.
Sin embargo, si realmente existe el “gen de la felicidad”, podemos así explicar por qué algunas personas tienden a ser naturalmente más felices que otras. Eso sí, cada uno heredamos una tendencia, pero esto no determina nuestras vidas, podemos modificarlo. Precisamente, ahí radica el peligro, si creo que mis genes pueden dictar mi felicidad, así lo permitiré y así será. Mi felicidad, de hecho, sí está determinada por lo que yo creo, eso sí que dictamina mi vida y mi felicidad y si yo creo firmemente que mis genes me condicionan toda mi vida, así será.
Finalmente, como afirma el Dr. Lipton, “los biólogos celulares reconocen que el medio ambiente, el universo externo y nuestra fisiología interna, y lo más importante, nuestra percepción del ambiente, controla directamente la actividad de nuestros genes”. Los genes no son independientes del medio ambiente, ni el medio ambiente debe considerarse aparte de los genes. La causa es el efecto y el efecto es la causa, se interrelacionan. Los genes pueden indicar, pero no dictaminar.
Lo más importante es cuidar nuestro entorno, tanto interno como externo. Así, el ocuparnos en la vida de todo aquello que está bajo nuestro control es lo que provocará la gran diferencia en nuestra experiencia real de disfrutar, o no, y sentir la ansiada FELICIDAD.
Pensemos y creamos entonces, que aunque a veces parezca que hemos heredado el “gen corto”, podemos y somos capaces de alargar nuestro gen hasta conseguir la FELICIDAD.

autor  Virginia C. Pecharromán

martes, 30 de julio de 2013

¿Por qué es tan difícil ganarse la vida y hacer rendir el dinero?



¿LE PARECE a usted que se ha hecho más difícil ganarse la vida? Así le parece a la mayor parte de la gente. Los cheques en pago del sueldo no compran tanto ahora como compraban antes. Las amas de casa observan que casi todo en las tiendas cuesta más.
La raíz del problema es la inflación... es decir, la subida constante de los precios. Ese ha sido el modelo por muchas décadas ya. Y en 1974 la proporción de inflación en todo el mundo fue más alta que en cualquier otro tiempo. Debido a la inflación, se requiere cada vez más de su dinero para comprar las mismas cosas.
Lo que fue especialmente dificultoso el año pasado fue que los precios subieron mucho más aprisa que los salarios. Y para algunas personas los salarios subieron muy poco, o no subieron en absoluto. Esto quiso decir que casi todo el mundo se halló un poco más pobre al fin del año.
Sin embargo, para otros el problema es mucho peor. El Times de Nueva York informó: “Prescindiendo de lo severo que haya sido la inflación de los precios de los alimentos en los Estados Unidos, ha sido moderada en comparación con muchos otros países donde los precios han aumentado al doble y triple en meses recientes. Para muchos pobres el precio de una sola comida excede ahora los ingresos de un día.

                  ¿POR QUÉ HAN SUBIDO LOS PRECIOS?
           

¿Cuáles son los factores en nuestro tiempo que han creado esta tremenda alza de los precios? Hay varios, uno de los cuales ha sido escaseces de alimento y de varias materias primas. También, la “explosión” demográfica ha hecho aumentar la presión sobre todos los artículos de primera necesidad. Además hubo el enorme aumento en los precios del petróleo en el transcurso de los últimos dos años.
Pero una razón más fundamental por la inflación durante tantas décadas es que demasiadas naciones, y pueblos, han estado gastando en exceso de sus rentas. Esto sucede especialmente en los países industriales más “avanzados.” Por muchos años, la mayoría de los gobiernos, negocios y muchos individuos han estado gastando más dinero del que han estado ganando. De modo que se endeudan cada vez más. En los últimos años esta carga de deuda ha aumentado más aprisa. Ahora, la deuda pública y privada en la mayoría de las naciones está en el punto más alto que jamás ha alcanzado.
                                               ¿QUÉ ESTÁ DETRÁS DE ELLO?
¿Qué ha estado detrás de esta desenfrenada actividad de pedir prestado y gastar? Muy a menudo ha sido el egoísmo, el no estar satisfechos con vivir con los ingresos sin endeudarse. Es el desear más de lo que uno realmente necesita o de lo que sus ingresos le permiten comprar.
De consiguiente, si los ingresos de una persona (o de una nación) no le permiten comprar las cosas que anhela, a menudo se endeuda. Pero siempre hay un día de ajuste de cuentas. Las deudas tienen que pagarse, o resulta bancarrota. Y eso es lo que está sucediendo con mayor frecuencia ahora, no solo a individuos sino a negocios y bancos. ¡Pues, naciones enteras ahora se hallan cerca de la bancarrota!

Por lo tanto, aunque hay varias razones por la inflación, una de las más básicas es la de gastar en exceso de los ingresos de uno. Respecto a esta causa, el Times de Nueva York hizo notar lo siguiente:
“El Times de Londres imprimió un artículo por Christopher Derrick el otro día sobre ‘el problema moral de la inflación.’
“‘¿Qué es inflación, después de todo?’ preguntó. ‘Es la palabra del economista para el consumo en demasía; para gastar en exceso de sus ingresos; para sacar más de la cartera  de lo que se pone en ella.’
“‘El hecho es que todos hemos  llegado a presuponer una noción bastante imaginativa y lejos de la realidad en cuanto a la norma de vivir a la que tenemos derecho.’”
                                          
                                         ¿QUÉ SE PUEDE HACER TOCANTE A ELLO?
Hay poco que uno puede hacer para detener la inflación mundial. Uno no puede controlar las escaseces, o los aumentos de precio por los productores. Sin embargo, hay cosas que uno puede hacer para ayudar a su familia a enfrentarse al problema.
Para vivir con la inflación, es preciso que usted tenga un modo práctico de ver lo que puede hacer con el dinero que usted gana. Concéntrese en las cosas que necesita, más bien que en las cosas que a usted le gustaría tener pero que realmente no le conviene comprar.
Un paso inmediato que muchas personas pueden dar es el de no aumentar sus deudas, a menos que sea una emergencia. El constantemente endeudarse mantiene a una persona en un aprieto financiero. Y si azota la desgracia y el que ha pedido prestado no puede cumplir con sus pagos
                            
              REDUCIENDO LAS COSAS NO ESENCIALES
Una zona en la cual se puede ahorrar mucho dinero es en el esparcimiento, o diversión. Hoy a algunas personas les parece que no están divirtiéndose a menos que gasten dinero para ir al cine, teatros, eventos deportivos o para comer en restaurantes. Sin embargo en “tiempos antiguos” la mayoría de las familias no tenían dinero para esas cosas, y, además, la mayoría de las formas de diversión de la actualidad no estaban disponibles para la persona de término medio.
Las formas de esparcimiento mencionadas pueden ser muy costosas ahora, aun si no se participa de ellas con regularidad. Se pueden ahorrar centenares de dólares hallando otro esparcimiento, como dentro del círculo familiar o con amigos. Excursiones y visitas a lugares interesantes pueden ser agradables y relativamente baratas. El participar uno en juegos con sus hijos, o con adultos, puede ser una pausa refrescante de las presiones del día. Reuniones sociales informales con amigos, sin que uno gaste mucho dinero en comida o bebida, pueden ser agradables. Realmente, cuando las familias se concentran en hallar maneras de divertirse sin gastar mucho dinero, a menudo se sorprenden por los buenos resultados.
Otra zona es como Muchas personas que nunca antes jugaban por dinero se han puesto a hacerlo. Les parece que pueden ganar “dinero fácil” de este modo. Otros juegan para ‘alejarse de sus dificultades.’ Como dijo el director de un periódico del Japón: “Veo hoy a la gente apostando para olvidar sus dificultades. No tienen esperanza de comprar una casa debido a la inflación. No pueden planear para el futuro, de modo que viven para hoy.” Sin embargo, la abrumadora mayoría de los jugadores tiene que perder! El perder está incorporado en el juego, porque la “casa” siempre logra una ganancia. ¿Le parece a usted que esto sea una manera de alejarse de las dificultades? Al contrario, por lo general las aumenta.

Por supuesto, se podría decir mucho más en cuanto a ahorrar dinero de otras maneras, como el comprar alimentos más baratos pero buscar a la vez maneras más interesantes de prepararlos. Algunos están plantando huertos donde hay terreno disponible. Las amas de casa pueden ahorrar mucho dinero aprendiendo a coser, y dejando de estar demasiado preocupadas tocante a mantenerse al día con la última moda. Al preocuparse menos por asuntos pasajeros, tanto las mujeres como los hombres a menudo podrían usar la ropa mucho más tiempo que el que la usan ahora.

Recuerde solo tomando enserio estos consejos podremos aligerar las cargas  de ganarnos la vida y que nuestro dinero nos rinda.
                            

lunes, 29 de julio de 2013

Desempleo “Tenemos que prescindir de sus servicios”





SUS jefes lo apodaron “el increíble Alfredo”. Gracias a sus ideas innovadoras, la empresa se había ahorrado muchísimo dinero durante los seis años que llevaba trabajando allí. Así que cuando lo llamaron al despacho de uno de los directivos, lo que Alfredo esperaba era un aumento de sueldo o un ascenso. Pero al llegar, el directivo le dijo sin rodeos: “Tenemos que prescindir de sus servicios”.
Alfredo no se lo podía creer. “Me pagaban bien y me encantaba mi trabajo, pero en un instante todo se derrumbó”, comenta. Su esposa, Adela, también se quedó atónita cuando él le contó lo ocurrido. Ella recuerda así su reacción: “La noticia me dejó helada. ‘¿Y ahora qué vamos a hacer?’, pensé”.
Lo que le ocurrió a Alfredo es lo mismo que les ha sucedido a millones de personas por todo el mundo,
                                   
         
  Número de desempleados  en solo tres países
                                   Japón            2.650.000
                                  España           2.590.000
                                  Estados Unidos             8.924.000





Por si no bastara con el desgaste emocional, toda persona que ingresa en las filas de los desempleados se enfrenta además al reto de arreglárselas para vivir con menos. Como dice Alfredo: “Cuando teníamos dinero nunca nos planteamos reducir nuestro nivel de vida, pero al estar sin trabajo y seguir con los mismos gastos, nos vimos obligados a simplificar”.
Si usted está buscando trabajo, se enfrenta a la ansiedad que causa el desempleo y es probable que también deba arreglárselas con menos. Veamos en primer lugar dos medidas prácticas que pueden ayudarle a superar los problemas emocionales.
                                               1: No se preocupen por el mañana
PERDER el empleo genera ansiedad. La persona se pregunta cuánto tiempo estará sin trabajo y cómo llegará a fin de mes mientras tanto.Aunque es normal preocuparse por ese tipo de cosas no sedesespere
esto no quiere decir  que debamos actuar como si no pasara nada. 
No obstante, preocuparse por lo que pudiera ocurrir en el futuro solo aumentará la carga emocional del presente. Lo cierto es que tenemos muy poco control sobre lo que sucederá el día de mañana, sea bueno o malo. Pero sí podemos tomar medidas para lidiar con el presente.

Pregúntese: “¿Cuál es mi mayor temor? ¿Qué posibilidades hay de que se haga realidad? ¿Cuánta energía se me va preocupándome por lo que pudiera o no pudiera pasar?”
Nuestro modo de pensar puede influir en lo que sentimos  recuerde Estar contentos implica limitar nuestros deseos y sentirnos satisfechos con tener cubiertas las necesidades diarias. El deseo de tener más únicamente servirá para socavar nuestros intentos de llevar una vida más sencilla 
Una mirada realista puede ayudarle a pensar de esta manera“Nunca nos hemos quedado sin luz o sin gas, y tampoco nos hemos visto en la calle. recuerde son sus circunstancias,  a afronte la realidad en vez de pensar demasiado en cómo quería yo que fueran las cosas . Una vez que  aprenda a conformarse con lo que tiene para cada día sera mas feliz.
Pregúntese: “¿Tengo cubiertas mis necesidades de hoy? En tal caso, ¿puedo conformarme con eso y confiar en que mañana también será así?”
En efecto, mantener el enfoque adecuado es el primer paso para hacer frente al desafío de arreglárselas con menos. Ahora bien, ¿qué medidas prácticas pueden adoptarse cuando el desempleo merma los ingresos?

                                                   2  Cómo arreglárselas con menos

PARA vivir con menos dinero es preciso organizarse bien calcule  los gastos elaborando un presupuesto que le permita vivir dentro de sus posibilidades. ¿Cómo? Intente esto:

                                                Cómo elaborar un presupuesto
1) Anote sus gastos mensuales básicos. Durante un mes, lleve registro de todo lo que gasta en alimentación, vivienda (renta o hipoteca), facturas por servicios, gastos de automóvil o transporte, etc. En el caso de facturas que se pagan anualmente, divida la cantidad por doce para obtener la cuota mensual.
2) Agrupe sus gastos por categorías: alimentación, vivienda, automóvil, viajes, etc.
3) Calcule cuánto dinero debe dedicar mensualmente a los gastos de cada categoría. Cuando se trate de facturas que se pagan anualmente, calcule la cantidad que hace falta apartar cada mes.
4) Apunte el total de los ingresos netos de quienes viven en casa. Reste los impuestos u obligaciones similares. Compare el resultado con los gastos.
5) Aparte todos los meses la cantidad que necesita para los gastos de cada categoría. Si utiliza dinero en efectivo, una forma sencilla de hacerlo es tener un sobre para cada categoría e ir poniendo dentro el dinero que corresponda.
Un consejo: Si usa tarjetas de crédito, hágalo de forma responsable. Mucha gente ha visto fracasar su presupuesto por ceder a la tentación del “compre ahora y pague después”.

 De esta manera al tener organizados sus gastos, verá en qué se le está yendo el dinero y cuánto dedica a cosas que no son esenciales. Así podrá determinar dónde recortar gastos.
y  Para diseñar un presupuesto a su medida, ponga en práctica las siguientes sugerencias

● Planifique el menú semanal en función de lo que esté en oferta.
● En vez de consumir comidas precocinadas, compre los ingredientes básicos y cocínelos usted mismo.
● Adquiera una buena provisión de artículos de temporada o rebajados.
● Compre al por mayor, pero tenga cuidado de no acumular productos que puedan echarse a perder.
● Recorte los gastos de ropa comprando prendas de calidad en tiendas de segunda mano.
● Si le compensa realizar el viaje, compre en zonas donde los precios sean más bajos.
● Salga de compras con menos frecuencia.

                                                       Póngalo por escrito

 guardé registro de todo lo que  hay que pagar de inmediato y de lo que necesita tener a mano para el resto del mes. así Cuando vaya  al mercado, sabrá exactamente cuánto puede  gastar. 
Adopte la costumbre de preguntarse: “¿De veras necesito este artículo? ¿Está el que tengo realmente desgastado, o es que quiero algo nuevo?”. Si lo usa muy raras veces, ¿no le convendría alquilarlo? En caso de que vaya a usarlo con frecuencia, ¿ha pensado en comprar uno de segunda mano que pudiera ser igual de útil?
Aunque algunas de las sugerencias mencionadas no parezcan tan importantes, en conjunto suponen una gran diferencia. La cuestión es que si uno adquiere la costumbre de ahorrar en las cosas pequeñas, hará lo mismo cuando se trate de gastos mayores.
                                                                 Sea ingenioso
Para gastar menos en cosas no esenciales, ponga a trabajar su mente. Por ejemplo,  si tiene  dos automóviles,  deshágase de uno Para ahorrar en gasolina,  haga  la mayor cantidad posible de cosas en cada viaje. reduzca los gastos a lo más básico. A continuación se ofrecen otras ideas útiles:
● Plante un huerto y cultive sus propios vegetales.
● Siga las instrucciones de mantenimiento de sus aparatos domésticos, pues así prolongará su vida útil.
● Cámbiese la ropa de calle en cuanto llegue a casa. De ese modo se verá como nueva durante más tiempo

 No se aísle Muchas personas que pierden su trabajo se vuelven retraídas y se aíslan.  recuerde que cuenta con el apoyo comprensivo de su familia,  aprenda a comunicarse más, ya que eso reforzara su relación. 


Espero que los ayude de algo esta información


domingo, 28 de julio de 2013

Vendedores de muerte, ¿es usted uno de sus clientes?

“Al fumador se le ha advertido cien mil veces que el tabaco va a matarle, y eso es lo que yo opino, creo que va a matarle. Creo que todos los tontos que traguen humo van a sufrir. Yo no he fumado un cigarrillo en toda mi vida, aunque he ganado una fortuna con el tabaco. [...] Hemos levantado este país vendiendo tabaco al resto de los tontos del mundo.” (James Sharp, tabacalero de Kentucky (E.U.A.) de dilatada experiencia, citado por Larry C. White en “Merchants of Death—The American Tobacco Industry”.)
que les párese este comentario de este disque hombre de negocio
ESTA franca observación es muy explícita, pero deja varias preguntas sin responder. ¿Por qué fuman más de mil millones de personas en el mundo? ¿Qué los induce a seguir con un hábito que se sabe que es mortífero? Al fin y al cabo, la situación del tabaco es básicamente la misma que la de la droga, se rige por la ley de la oferta y la demanda, así que si no hay ningún mercado lucrativo, la oferta cesa. Entonces, ¿por qué fuma la gente?
La palabra clave es adicción. Una vez que la nicotina se asienta en el organismo, se crea una necesidad diaria de tomar dosis regulares de ella. Y a la adicción le acompaña el hábito. Este crea situaciones que despiertan el deseo de fumarse un cigarrillo. Hay quien tiene el hábito de fumar tan pronto como se levanta o al tomar la primera taza de café por la mañana, otros fuman con la copa de después de la comida, para otros es la presión del trabajo o los compromisos sociales que este crea lo que les incita a fumar y los hay que fuman en momentos de expansión. Decenas de hábitos aparentemente insignificantes pueden despertar el deseo de fumarse un cigarrillo.
                                                                ¿Por qué fumaban?
 varios ex fumadores comentaron lo siguiente. Tenemos el caso de Ray, un hombre de más de cincuenta años que en el pasado fue cabo de la Marina de Estados Unidos. Él explicó: “Empecé a fumar más o menos a los nueve años, y para cuando cumplí los doce ya había adquirido el hábito de fumar. Recuerdo que me echaron de los Boy Scouts por esta razón”.
 ¿Qué le llevó a fumar?.
 dice Ray: “Era lo que se esperaba de alguien que fuese un ‘macho’, era varonil. Recuerdo que en aquel entonces en los anuncios se veía a bomberos y policías fumando. Tiempo después, durante mi servicio en la Marina, ocupé un puesto en la navegación que entrañaba mucha tensión, y me parecía que fumar me ayudaba a soportarla.
”Solía fumarme una cajetilla y media diarias [30 cigarrillos], y jamás empezaba el día sin mi cigarrillo. Por supuesto, me tragaba el humo, porque no tiene sentido fumar si no se traga el humo.”

Harley no se anda con rodeos al explicar por qué fumaba. “Lo hacía por puro placer. Inhalaba el humo hasta el fondo de los pulmones y lo retenía. Después, me gustaba exhalarlo formando anillos. Llegué hasta el punto de no poder vivir sin mi cigarrillo. Comenzaba y terminaba el día con un pitillo. En la Marina me fumaba de dos a tres cajetillas diarias y una caja de puros al mes.”
Bill, Ray, Amy y Harley dejaron de fumar, y lo mismo han hecho otros, más de 43 millones de personas tan solo en Estados Unidos. Pero los vendedores de tabaco no se dan por vencidos, sino que constantemente buscan nuevos mercados.
                                   ¿Es USTED uno de sus objetivos?
Puesto que en los países industrializados muchos hombres están dejando de fumar, y además otros clientes se pierden debido a la muerte incluso a la muerte provocada por el mismo tabaco, las compañías tabacaleras han tenido que ir en busca de nuevos mercados. En algunos casos han cambiado sus estrategias publicitarias con la mira de mantener sus ventas. Una manera eficaz de dar al tabaco una imagen supuestamente limpia es patrocinar acontecimientos deportivos, como torneos de tenis y de golf. Otro cambio de estrategia tiene que ver con los mercados que se pondrán como objetivo. ¿Es usted uno de sus posibles clientes?
Objetivo número uno: las mujeres. Son una minoría las mujeres que fuman desde hace décadas, motivadas por el ejemplo de actrices de cine como Gloria Swanson, quien para 1917, a los dieciocho años, ya era fumadora. En realidad, consiguió uno de sus primeros papeles porque, según las palabras del director, “tu pelo, tu rostro, la manera de sentarte, la manera de fumar un cigarrillo..., eres exactamente lo que busco”.
Asimismo, otra fumadora, Lauren Bacall, quien en los años cuarenta protagonizó varias películas con su marido, Humphrey Bogart un gran fumador, se convirtió en el modelo de la mujer elegante que fuma. No obstante, el colectivo de mujeres fumadoras siempre se quedaba rezagado en comparación con el de los hombres, y lo mismo sucedía con los casos de cáncer en las mujeres. En la actualidad estas se están poniendo al día rápidamente, tanto en el tabaco como en el cáncer de pulmón.
En años recientes se ha apreciado una nueva tendencia en las campañas publicitarias, en parte debido al papel más competitivo de la mujer en la sociedad y también a la sutil influencia de los anuncios de tabaco. ¿Qué mensaje se quiere hacer llegar a la mujer? Veamos un ejemplo. La compañía Philip Morris fabrica varias marcas de cigarrillos, una de ellas es “Virginia Slims”, dirigida a la mujer moderna. Su eslogan es el que atrajo a Amy: “Has avanzado mucho, nena”. En el anuncio se ve a una mujer moderna y refinada con un cigarrillo entre los dedos. Sin embargo, hoy día algunas mujeres tendrían que preguntarse cuánto han avanzado en realidad. Durante los pasados dos años el porcentaje de mujeres que han muerto de cáncer de pulmón ha superado al de las que han muerto de cáncer de mama.
¿Por qué son las mujeres el objetivo de los fabricantes de cigarrillos? La Organización Mundial de la Salud da la clave cuando dice que, según sus cálculos, “en los países en desarrollo fuman más del 50% de los hombres pero menos del 5% de las mujeres, en comparación con aproximadamente el 30% de ambos sexos en el mundo industrializado”. Como ahí existe un enorme mercado sin explotar, el tabaco puede producir grandes ganancias, a pesar de que el precio final tal vez haya que pagarlo en salud. Y parece que los vendedores de tabaco tienen éxito, pues según The New York Times, decía que ‘los niños, en especial las niñas, comienzan a fumar a edades más tempranas’ y esto incluye los de escuela primaria. Otra fuente dice que en los últimos años en Estados Unidos ha aumentado en un 40% la cantidad de fumadoras adolescentes. De todas formas, las mujeres no son el único objetivo de los vendedores de muerte y enfermedad.
                                             Otro objetivo: los de raza negra
En su libro Merchants of DeathThe American Tobacco Industry, Larry C. White dice: “La gente de color es un buen mercado para los fabricantes de cigarrillos. El National Center for Health Statistics indicó que desde 1986 hay [en Estados Unidos] un mayor porcentaje de fumadores de raza negra que de raza blanca [...]. No es de extrañar que haya una mayor proporción de fumadores de color, porque constituyen un objetivo especial de los que fomentan el consumo de tabaco”. ¿Por qué? Según el periódico The Wall Street Journal, son “un colectivo de población que se queda rezagado a la hora de abandonar el hábito”. Por consiguiente, un cliente de color suele ser un cliente “leal”, “hasta que la muerte nos separe”.
¿Cómo se concentran en la población de raza negra las compañías tabacaleras? White dice: “En las revistas dirigidas hacia la gente de color, como Ebony, Jet y Essence, hay muchos anuncios de cigarrillos.  Una compañía tabacalera todos los años promociona un desfile de modas dirigido al mercado de la mujer de color en el que se distribuyen cigarrillos gratis. Tiempo atrás, otra compañía patrocinaba un festival de jazz, y actualmente continúa auspiciando festivales musicales populares entre los de color. ¿Hasta qué punto es especial el objetivo constituido por la población de raza negra? Un portavoz de la firma Phillip Morris dijo: “La gente de color compone un mercado muy importante, tiene enormes posibilidades”.
Pero existe un mercado todavía más importante para los gigantes del tabaco; no lo constituyen solo ciertas razas o colectivos, sino naciones enteras.
por lo tanto si tu eres una de sus victimas ya sabes como trabajan estas industrias y lo que piensan sobre la salud de sus clientes  y cuales son sus objetivos ahora que les han quitado tanto mercado para publicitarse


como vivir mas y mejor

IMAGÍNESE que la vida del hombre es una larga carrera de obstáculos, una prueba en la que los participantes tienen que salvar las vallas colocadas en la pista. Todos los corredores empiezan al mismo tiempo; pero al saltar y tropezar ocasionalmente con los obstáculos, aminoran el paso, y el número de los que se retiran es cada vez mayor.
De igual manera, la vida tiene un punto de partida y altas vallas que se interponen en el camino. El hombre se topa con una tras otra en el curso de su existencia, y cada salto que da lo debilita, hasta que, con el tiempo, se da por vencido. Cuanto más altos sean los obstáculos, más pronto abandonará la carrera, es decir, morirá.
Para los habitantes del mundo industrializado, el momento de la retirada se sitúa alrededor de los 75 años. A este período se le llama la duración media de la vida, y es equiparable a la distancia real que la mayoría de los corredores cubren. No obstante, hay quienes corren más tiempo, y unos pocos incluso alcanzan lo que se considera la duración máxima de la vida 115 a 120 años, una hazaña tan extraordinaria que constituye noticia de primera plana.
  primero  Identifiquemos las vallas
Hoy por hoy, la gente permanece en la carrera casi el doble de tiempo que al principio del siglo pasado. ¿La razón? Básicamente, que el hombre ha logrado rebajar las vallas. Ahora bien, ¿cuáles son estas? ¿Es posible reducir aún más su altura?
Un especialista en salud pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS) explicó que  los  principales  factores, que inciden en la esperanza de vida del hombre son los hábitosel entorno y la asistencia médica. Por consiguiente, cuanto más sensatos sean sus hábitos, más sano el entorno que lo rodee y mejor la atención médica que reciba, tanto más bajas serán las vallas y mayor podrá ser la duración de su vida. Aun cuando las circunstancias individuales difieren mucho, prácticamente todo el mundo desde un banquero de Sydney hasta un vendedor ambulante de São Paulo  puede hacer algo para reducir la altura de los obstáculos que hay que salvar a lo largo de la vida. ¿De qué manera?
                                              Hábitos que inciden en su historial
“Las personas con mejores hábitos de salud no solo viven más tiempo, sino que retrasan la aparición de las discapacidades y reducen su duración a menos años en el último período de su vida”, informa The New England Journal of Medicine. De hecho, la altura de la primera valla se puede rebajar modificando hábitos como la alimentación, la ingestión de bebidas alcohólicas, el sueño, el cigarrillo y el ejercicio. Considere, por ejemplo, el hábito del ejercicio.
El ejercicio físico. La actividad física moderada tiene un efecto muy positivo.  Varios estudios han puesto de relieve que los ejercicios sencillos realizados en el ámbito del hogar contribuyen a que los ancianos, incluidos los “ancianos más viejos”, experimenten una cierta recuperación de las fuerzas y la vitalidad. Por ejemplo, un grupo de personas de entre 72 y 98 años descubrieron que podían caminar más deprisa y subir escaleras más fácilmente después de haber hecho ejercicios con pesas durante solo diez semanas. Y no era para menos. Las pruebas realizadas al finalizar el programa de ejercicios revelaron un aumento en la fuerza muscular de más del doble. Otro grupo, compuesto mayormente de mujeres sedentarias de hasta 70 años de edad, se ejercitaba dos veces por semana. Al cabo de un año habían ganado masa muscular, fuerza, equilibrio y densidad ósea. “Al principio temíamos que ocurrieran roturas de ligamentos, tendones y músculos observó la fisióloga Miriam Nelson, directora de las investigaciones; pero lo que obtuvimos fueron personas más fuertes y saludables.”
Sintetizando los resultados de varios estudios científicos sobre la vejez y el ejercicio, un libro de texto declara: “El ejercicio retrasa el proceso de la vejez, alarga la vida y reduce el período de dependencia que tan a menudo antecede a la muerte”.
El ejercicio mental. Parece que el adagio que dice que “lo que no se usa se atrofia” no solo es aplicable a los músculos, sino también a la mente. Si bien la vejez va acompañada de cierta pérdida de memoria, las investigaciones efectuadas por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, de Estados Unidos, demuestran que el cerebro de los ancianos conserva la flexibilidad necesaria para hacer frente a los efectos de la vejez. Por lo tanto, concluye el doctor Antonio R. Damasio, profesor de Neurología, “las personas de edad pueden seguir disfrutando de una vida intelectual extremadamente rica y sana”. ¿Qué da cuenta de la flexibilidad continua del cerebro de los ancianos?
El cerebro contiene 100.000 millones de células nerviosas llamadas neuronas, que establecen entre sí billones de conexiones, las cuales, a modo de “hilos telefónicos”, permiten que las neuronas “hablen” entre sí para crear, entre otras cosas, la memoria. A medida que el cerebro envejece, las neuronas van muriendo  No obstante, el cerebro de los ancianos posee la capacidad de compensar dicha pérdida. Cuando una neurona enmudece, las vecinas reaccionan formando conexiones con otras y asumen la función de la que ha muerto. En realidad, lo que el cerebro hace es transferir la ejecución de determinada tarea de una región a otra. Por tal razón, muchos ancianos consiguen realizar los mismos procesos mentales que los jóvenes, aunque quizás utilicen para ello otras zonas del cerebro. En cierto modo, el cerebro del anciano actúa de forma parecida a un tenista de edad que compensa su decreciente velocidad recurriendo a destrezas de las que tal vez carezcan los jugadores más jóvenes. Pese a utilizar técnicas distintas, sigue anotando puntos.
¿Qué pueden hacer las personas mayores para seguir marcando tantos? Tras estudiar a más de mil personas con edades comprendidas entre los 70 y 80 años, la doctora Marilyn Albert, investigadora gerontológica, descubrió que el ejercicio mental es uno de los factores que determinan qué ancianos conservarán sus capacidades intelectuales. El ejercicio mental mantiene vivos los “hilos telefónicos” del cerebro. Por otro lado, afirman los entendidos, la decadencia mental comienza “cuando las personas se jubilan, deciden tomarse las cosas con calma y dicen que ya no tienen que mantenerse al paso del mundo” (.
Por lo tanto, la buena noticia es, que los “factores que se hallan bajo nuestro control o que podemos modificar deberían ampliar nuestra capacidad para disfrutar de una vejez feliz”. Además, nunca es tarde para empezar a adquirir buenos hábitos.
                                                 El entorno tiene mucho que ver
Si una niña que naciera hoy en Londres fuese transportada al Londres medieval, su esperanza de vida disminuiría a menos de la mitad de la actual. La diferencia no se debería a un cambio súbito de su estado físico, sino a un abrupto cambio de la altura de dos vallas más: el entorno y la asistencia médica. Examinemos la primera.
El entorno físico. En el pasado, el entorno físico del hombre en el hogar, suponía un enorme riesgo para su salud. En las últimas décadas, sin embargo, los peligros que este entraña han disminuido. La utilización de mejores sistemas de saneamiento, el acceso al agua potable y la reducción del número de parásitos domésticos han elevado la calidad del medio físico del hombre, han fortalecido su salud y le han extendido la vida. Por este motivo, en muchas partes del mundo el ser humano puede correr ahora una mayor distancia. No obstante, rebajar la altura de este obstáculo implica más que simplemente instalar tuberías en la casa: exige la presencia de un entorno religioso y social sano.
El entorno social. El entorno social lo constituyen las personas con quienes vivimos, trabajamos, comemos, adoramos y jugamos. Así como el entorno físico mejora con el acceso al agua potable, así también la calidad del entorno social se incrementa cuando contamos con valiosos compañeros, por citar solo un primer elemento. Poder compartir con otros las penas y las alegrías, los sueños y las frustraciones, rebaja la valla del entorno y nos permite correr un mayor trayecto.
“Trate de que la gente se sienta a gusto con usted aconseja una viuda de edad. A muy pocos les agrada estar en compañía de una persona malhumorada. Hay que esforzarse por ser alegre. Es cierto que eso consume energías, pero vale la pena el esfuerzo. La amabilidad engendra amabilidad.” Y añade: “Para asegurarme de tener temas de conversación en común con las personas a quienes encuentro, sean jóvenes o mayores, procuro mantenerme al día leyendo revistas informativas y siguiendo las noticias”.
He aquí otras sugerencias: Aprenda a interesarse en los gustos de los demás. Haga preguntas. Sea generoso en la medida de sus posibilidades. Si carece de recursos materiales, dé de sí mismo. El dar produce felicidad. Escriba cartas. Cultive un pasatiempo. Acepte las invitaciones para ir a visitar a otras personas o para salir con ellas. Haga que su casa sea un lugar agradable y acogedor para los visitantes. Ofrézcase a ayudar a quien lo necesite.
                                       Acceso a asistencia médica barata y eficaz
Los progresos médicos logrados en el presente  han rebajado la tercera valla  la asistencia médica de manera espectacular, mas no a escala mundial. En varios países pobres, “la esperanza de vida descendió entre 1975 y 2010”,  El director general de la OMS puntualizó que “3 de cada 4 personas que viven en los países menos desarrollados mueren antes de cumplir los 50 años de edad, lo que equivale a la esperanza de vida mundial de hace medio siglo”.
Pese a esto, una proporción cada vez mayor de jóvenes y ancianos de los países pobres está rebajando esta valla al hacer uso de la atención médica asequible. Veamos, a título de ejemplo, la nueva forma de atacar la tuberculosis.
En la actualidad, la tuberculosis siega más vidas que el sida, el paludismo y las enfermedades tropicales juntos: 8.000 al día. De cada 100 enfermos, 95 viven en los países en desarrollo. Unos veinte millones padecen tuberculosis activa, y en los próximos diez años podrían morir por culpa de este mal alrededor de treinta millones, cifra que equivale a la suma de las poblaciones de Bolivia, Camboya y Malaui.
No extraña que en 1997 la OMS se complaciera en anunciar una nueva estrategia para curar la tuberculosis en seis meses sin necesidad de hospitalización ni de técnicas avanzadas. “Por primera vez advirtió The TB Treatment Observer, una publicación de dicho organismo, el mundo posee herramientas y estrategias de probada eficacia para hacer que decrezca la epidemia de tuberculosis no solo en los países prósperos, sino también en los más pobres.” El procedimiento aclamado por algunos como “el mayor avance en la sanidad pública del decenio” se conoce por sus siglas inglesas DOTS.
Aunque este método resulta mucho más económico que los tratamientos convencionales, los resultados son halagüeños, en especial para los habitantes de los países en desarrollo. “Ninguna otra estrategia antituberculosa ha tenido sistemáticamente tasas de curación tan altas asegura el doctor Arata Kochi, director del Programa Mundial contra la Tuberculosis, de la OMS. La tasa de curación del DOTS es del 95%, incluso en las naciones más pobres.” A finales de 1997, 89 países habían adoptado esta estrategia; hoy la cifra asciende a 96. La OMS espera que llegue a muchos otros millones de personas pobres en los países menos desarrollados, lo que les permitirá rebajar la tercera valla en la carrera de la vida.
Al modificar sus hábitos, elevar la calidad de su entorno y mejorar la asistencia médica, el hombre ha logrado extender la duración y la esperanza media de la vida. La pregunta es: ¿Podrá algún día prolongar también la duración máxima de la vida, y quizás hasta vivir sin que haya una línea de meta?

viernes, 26 de julio de 2013

Cómo criar hijos considerados en la era del yo primero

CADA día nos ofrece numerosas oportunidades de hacer cosas buenas por los demás; sin embargo, parece que muchas personas solo piensan en sí mismas, y lo demuestran a diario con sus acciones: el descaro con que estafan a otros, su agresividad al conducir, el lenguaje grosero que emplean, su temperamento explosivo...
La mentalidad del “yo primero”, la de solo pensar en uno mismo, también existe dentro de muchas familias. Por ejemplo, hay quienes se divorcian simplemente porque creen que merecen algo mejor. Hasta los padres pueden sembrar las semillas del egoísmo en sus hijos sin darse cuenta. ¿De qué manera? Al consentirles todos sus caprichos y no atreverse a disciplinarlos.
En cambio, son muchos los padres que están enseñando a sus hijos a pensar primero en los demás, con resultados muy positivos. Los niños que son considerados tienen mayores probabilidades de hacer amigos y disfrutar de relaciones saludables; además, se sentirán felices y satisfechos.
Si usted tiene hijos, ¿qué puede hacer para ayudarlos a ser considerados y a no dejarse contaminar por el espíritu de egoísmo que los rodea? Examinemos tres costumbres que pueden promover la actitud  del yo primero en los hijos y qué hacer para evitarlas.

1 Alabar en exceso

El problema. Los investigadores han observado una preocupante tendencia: muchos jóvenes entran en el mercado laboral convencidos de que tienen derecho a todo, esperando tener éxito aunque hayan hecho poco o nada para alcanzarlo. Algunos dan por sentado que recibirán un ascenso en poco tiempo sin haber dominado siquiera el oficio. Otros creen que son especiales y que merecen un trato especial, pero cuando descubren que el mundo no los ve así, se derrumban.
La raíz. En muchos casos, el problema tiene su origen en la crianza que recibieron. Por ejemplo, el movimiento de promoción de la autoestima, tan popular en décadas recientes, ha influido excesivamente en algunos padres. Sus principios parecían válidos: si unas pocas palabras de alabanza le hacen bien al niño, muchas le harán mejor. Por otra parte, se creía que cualquier muestra de desaprobación lo desalentaría; y hacer eso era el colmo de la irresponsabilidad en un mundo cuya misión era fomentar la autoestima de los hijos. Al niño nunca debía hacérsele sentir mal consigo mismo, o por lo menos eso era lo que se les decía a los padres.
Muchos comenzaron a colmar de elogios a sus hijos, aun cuando no hubieran hecho nada especial para recibirlos. Cualquier logro, por pequeño que fuera, se celebraba; y toda falta, por grande que fuera, se disculpaba. Tales padres creían que el secreto para elevar la autoestima era pasar por alto lo malo y elogiar todo lo demás. Hacer que el niño se sintiera bien consigo mismo cobró más importancia que enseñarle a hacer cosas que lo hicieran sentir bien.
Lo que usted puede hacer. Propóngase corregir a sus hijos cuando sea necesario y elogiarlos cuando haya verdaderos motivos. No esté alabándolos a cada rato con el simple fin de hacerlos sentir bien. Lo más probable es que no funcione. “La verdadera confianza en uno mismo brota de ejercitar los talentos y aprender cosas, no de que le digan que es extraordinario  tan solo porque existe”
2 Proteger en exceso
El problema. Un gran número de los jóvenes que se incorporan a la fuerza laboral no están preparados para encarar las adversidades. Unos quedan deshechos ante la más mínima crítica y otros solo aceptan empleos que estén a la altura de sus desmedidas expectativas. En el libro Escaping the Endless Adolescence  cuenta que un joven le dijo lo siguiente mientras lo entrevistaba para un puesto de trabajo: “Tengo la sospecha de que algunos aspectos de este trabajo son un poco aburridos, y yo no quiero aburrirme Este joven parecía no entender que todos los empleos tienen su parte aburrida. ¿Cómo puede llegar alguien a los 23 años sin saber eso?”.
La raíz. Muchos padres se sienten obligados a proteger a sus hijos de toda clase de dificultades. ¿No aprobó el hijo un examen? Hablan con el maestro para exigirle que le suba la nota. ¿Recibió una multa por una infracción de tránsito? Van y la pagan. ¿Sufrió un desengaño amoroso? Le echan toda la culpa a la otra persona.
Es natural que los padres quieran proteger a sus hijos, pero si se exceden pueden transmitirles una idea equivocada: que no tienen que hacerse responsables de sus acciones. “En lugar de aprender que pueden sobrevivir al dolor y la decepción, e incluso aprender de ello, los niños crecen siendo extremadamente egocéntricos, convencidos de que el mundo y sus padres les deben algo
Lo que usted puede hacer. Tomando en cuenta el grado de madurez de sus hijos,  Si su hijo recibió una multa por una infracción de tránsito, lo más conveniente tal vez sea que él la pague con su dinero. Si no aprueba un examen, sería bueno que lo tomara como una llamada de atención y se preparara mejor para la próxima vez. Si sufre un desengaño amoroso, consuélelo, pero a su debido tiempo ayúdelo a reflexionar con preguntas como: “¿Me habrá pasado esto por algún defecto que tengo que corregir?”. Los muchachos que resuelven sus problemas se hacen más fuertes y seguros de sí mismos, cualidades que podrían faltarles si alguien acudiera siempre en su rescate.
 
3 Proveer en exceso
El problema. En un sondeo realizado entre adultos jóvenes, el 81% dijo que la principal meta de su generación es “hacer dinero”, muy por encima de ayudar a los demás. Sin embargo, conseguir riquezas no produce verdadera satisfacción. De hecho, las investigaciones revelan que quienes dan demasiada importancia a los bienes materiales son menos felices y se deprimen con más facilidad, además de que presentan un mayor índice de trastornos físicos y mentales.
La raíz. Hay niños que crecen en un ambiente familiar materialista. El libro The Narcissism Epidemic  comenta: “Los padres quieren hacer felices a sus hijos, y los hijos quieren cosas. Así que los padres les compran cosas, y los hijos son felices... aunque por poco tiempo; entonces quieren más”.
Como era de esperar, la industria de la publicidad ha estado más que dispuesta a aprovechar la insaciable sed de los jóvenes por tener más. Promueve ideas del tipo: “Tú te mereces lo mejor” y “Tú lo vales”. Muchos adultos jóvenes se han tragado el mensaje y ahora están llenos de deudas y sin dinero para pagar las cosas que “se merecen”.
Lo que usted puede hacer. Examine su propio punto de vista sobre el dinero y los bienes materiales. Deles la prioridad a las cosas que realmente lo merecen y enseñe a sus hijos a hacer lo mismo. The Narcissism Epidemic recomienda: “Padres e hijos pueden analizar preguntas como las siguientes: ‘¿Cuándo conviene comprar artículos rebajados, y cuándo no? ¿Qué es una tasa de interés? ¿Has comprado algo simplemente porque alguien te lo recomendó?’”.
No caiga en la trampa de usar las posesiones como una droga para evadir los problemas familiares. “Arrojar bienes materiales a los problemas es una solución notoriamente fallida  asegura el libro El precio del privilegio ; los problemas deben atenderse con ideas, entendimiento y empatía, no con zapatos y bolsas.”